coverrecom

¿Cómo identifico que mi perro empieza a estar cansado durante una excursión?

imageCada individuo canino, según su raza, morfología, edad y carácter tiene unas características físicas que pueden ser ventajosas o ser una dificultad a la hora de realizar ejercicio.
Hoy en día, damos por hecho que nuestro perro disfruta de las excursiones con nosotros y de su libertad. Sin embargo, no contamos con la posibilidad que podría ser que la actividad que estamos realizando con nuestro compañero, sea demasiado intensa para él y podría causarle un excesivo cansancio y/o sufrimiento evitable. Tener en cuenta y adecuar la distáncia, duración y desnivel en base al estado físico de nuestro perro es fundamental para conseguir un rendimiento óptimo y que sobretodo, disfrute.

La línea que separa el disfrute del sufrimiento cuando se hace ejercicio, es muy fina.

Igual que en los seres humanos, todos los perros tienen un límite físico, aunque éste no es en todos los individuos caninos el mismo. Si queremos que nuestro perro tenga un buen rendimiento, resistencia y se sienta bien a la hora de realizar ejercicio debemos saber dónde está su límite, evitando en la medida de lo posible, acercarnos excesivamente a él, ya que ese podría entrañar un peligro para su salud.

Existen señales o comportamientos que nos anuncian la cercanía de ese límite.

imageCada uno debería conozcer bien a su perro para así saber identificar los comportamientos o señales que muestran ya que nos ayudará a decidir en ése instante si, o bien continuamos con la excursión o mejor nos damos la vuelta. Ésas señales o comportamientos, esas “pistas” -por decirlo de algún modo-, serán nuestro chivato y nos ayudará a modular en futuras excursiones el nivel de exigencia del ejercicio, duración, distancia e intensidad adecuada y asumible para nuestro perro en el estado físico en el que se encuentre sin verse así afectada su salud y bienestar.

¿Y cómo puedo identificar que mi perro empieza a estar cansado?

Primero hay que tener por costumbre observar a nuestro compañero.
Observar sus movimientos en el terreno, puede darnos mucha información al respecto. Fijarnos en su comportamiento y forma de actuar en el entorno nos dirá como está físicamente nuestro mejor amigo de cuatro patas.

Por nuestra experiencia las señales más comunes son:
-Dejan de olfatear
-Jadeo excesivo
-Lloriqueo de forma intermitentemente
image-Tumbarse -en cada parada por muy corta que sea- e incluso dormirse
-Entorpecerse en el terreno
-Rascarse
-Pegarse al propietario situándose normalmente detrás
-Dificultad a la hora de obedecer
-Movimientos lentos y torpes (Debilidad muscular)
-Carencia de apetito.
-Poco atentos y reacciones tardías
-Perros con problemas de conducta pueden estar irritables y tener respuestas más reactivas y desproporcionadas de lo habitual.

Etc.

Todo ello no dejan de ser indicadores, alarmas, que nos anuncian que nuestro peludo compañero empieza a estar muy cansado.

imageNo significa que si nuestro perro en una de las paradas de descanso decide tumbarse debamos alarmarnos, hay que mirar todo su comportamiento y acciones durante toda la excursión y ver todo el progreso desde el comienzo hasta finalizar la actividad fijándonos en esas señales para determinar su estado físico, pero tienen que darse más de un par de esas señales para realmente observar y percatarnos que su estado físico va en declive y que está falto de energía.
Cuando percibamos esos síntomas, deberíamos o bien darnos media vuelta y renunciar a nuestro objetivo por nuestro fiel compañero o bien si ya estamos de vuelta, hacer paradas para que pueda descansar y recomponer sus fuerzas momentáneamente consiguiendo las suficientes para volver al coche lo mejor posible.
Tenemos la mala suerte que ellos no nos van a pedir ni a decir que necesitan descansar ya que si nosotros continuamos ellos no dudan un segundo en seguirnos, así que es nuestro deber estar atentos y observarlos para poder determinar cómo están físicamente y poder así decidir continuar, descansar o darnos la vuelta. De éste modo, confiarán en nosotros y siempre garantizaremos su disfrute.

imageLo ideal cuando ascendemos a cimas con nuestro perro, es que el desgaste de energía sea siempre progresivo y no excesivamente elevado puesto que siempre debemos reservar parte para los descensos, ya que cuando hay cansancio acumulado y te fallan las fuerzas, es cuando se suelen cometer la gran parte de los errores en la montaña y podríamos sufrir algún accidente.

Beatriz Gazeau

Dakota’s Summits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *