coverperroins

Mi perro es inseguro, ¿Qué hago?

10 trucos que ayudarán a tu perro inseguro.

264838_10151517744239075_1111048205_nLa inseguridad en los perros es algo más habitual de lo que pensamos, sin embargo, como siempre y en casi todo hay diferentes grados. Hay perros inseguros con un nivel lo suficientemente bajo como para que éstos con un poco de tiempo sean capaces de gestionar muchas situaciones del día a día, por otro lado hay muchos otros que su nivel de inseguridad es tan elevado que no son capaces de gestionar muchas de las situaciones que nosotros consideramos habituales y dentro de la normalidad pero a ellos les provoca un malestar interno que elevará sus niveles de estrés también perjudicando su bienestar adoptando en muchas ocasiones comportamientos agresivos y de defensa puesto que no son capaces de contemplar otra solución.


La inseguridad en los perros es algo más habitual de lo que pensamos.


Aquí os dejamos 10 puntos claves que te ayudarán a trabajar la inseguridad de tu perro:

  1. unnamedReduce sus niveles de estrés: Una buena terapia anti-estrés, haciendo también ejercicios de olfato y reforzando vínculo ayuda mucho a que estén menos irritables y con mayor capacidad de aprendizaje.
  2. Ten un trato amable: Trabaja con respeto hacia tu perro y se coherente, sois un equipo y los componentes de un equipo cooperan y se ayudan no se coaccionan ni compiten. Abstenerse a utilizar collares o correas de ahogo/castigo y de ningún tipo.
  3. Premia las buenas conductas y limita las malas: Limitar es poner un límite no es castigar al perro físicamente.
  4. Normas de convivencia y rutina: Intenta hacer las cosas en su día a día a la misma hora para que gane seguridad y siempre sepa lo que va a suceder. Paseos, comidas…no hace falta ser extricto puesto que no siempre podemos cumplir nuestros horarios pero intenta que los cambios no difieran demasiado. Todo hogar tiene normas de convivencia, si pones unas normas en casa, le ayudarás a sentirse seguro contigo e indirectamente estará considerándote su referente sin la necesidad de castigos físicos, humillaciones ni sometimientos.
  5. Controla sus “nuevas amistades” y evita las “amistades tóxicas”: No lo lleves a parques y asegurate que las interacciones con otros perros que se encuentre por la calle sean buenos comunicando y equilibrados pero sobretodo, tranquilos y no invasivos, sino lo tienes claro, mejor pasar de largo a que tenga una mala experiencia.
  6. 11214139_10152954507299075_6310164175101276169_nTrabaja la motivación y el autocontrol en el juego: ¡Juega con él!. Le ayudará a controlar su excitación y paralelamente le resultará más fácil gestionar sus emociones cuando se encuentre con un problema.
  7. Llévatelo de excursión a la montaña: -o a hacer actividades acuáticas fáciles que no supongan un peligro para él- Durante las excursiones hay infinidad de cosas curiosas y olores naturales que le ayudarán a relajarse y ejercitarás su mente. (Importante aquí que no sean excursiones duras si tu perro no está preparado ni correctamente entrenado, del disfrute a la irritabilidad…tan sólo hay un pequeño paso).
  8. Trabaja la manipulación: A ningún perro le gusta ir al veterinario ni que le manipulen, sin embargo unos lo llevan mejor que otros. Practica en casa subiendolo a una mesa para ponerlo más en situación real y premiale por dejarse mirar la oreja, patas etc. Cuando hayas acabado dile una palabra que entienda como finalización del ejercicio: “Ya está” y acto seguido lo bajas de la mesa. Es muy típico que probemos darle premios a nuestro perro en el veterinario y no los coja por su incomodidad ya que se encuenta en una situación estresante. Si previamente trabajas la “simulación” en casa, aunque varien las personas que realizarán la manipulación y el lugar, ayudará a tu perro a poder preever lo que sucederá y eso le dará más seguridad.
  9. 12321508_10153648514514075_5608968467389074257_nNo fuerces ningún contacto: Si es inseguro con perros pero también con personas, deja que él tenga la iniciativa y sino la tiene, respétalo, significará que probablemente con ese individuo canino o humano en concreto no lo tiene claro y es posible que no esté preparado aún, dale tiempo y se paciente.
  10. Elección de un buen profesional: Pide ayuda a un profesional que tenga en cuenta el estrés en tu perro y que trabaje preocupándose por su bienestar y con respeto. De éste modo aprenderás el lenguaje canino (la comunicación a través de su lenguaje corporal) para que puedas tú mismo decidir qué perros son aptos o no para relacionarse con tu perro y podrás entenderlo.

Beatriz Gazeau
Educadora canina
Instructora AMC-Líder (L1)
Dakota’s Summits

image

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *