cabmau

Tuc de Maubèrme (2.881 m)

Ascensión al Tuc de Maubèrme, 2.881 m

Información:

infomau

Situación:

f6El Tuc de Maubèrme es una de las cimas más emblemáticas del Valle de Arán y curiosa por su singular formación geológica. Se encuentra en el valle de Montoliu y hace a su vez de hito natural entre España y Francia.

Detalle desnivel:

Valle de era Lana: 1487 mts – Lago de Montoliu: 2.389 m = 902 m

Lago de Montoliu : 2.389 mts – Tuc de Maubèrme: 2.882 m = 493 m

TOTAL DESNIVEL POSITIVO: 1.395 m

Época del año: 

f1Realizamos la ascensión a mediados de Junio. Es una excursión de larga distancia desde el Valle de era Lana y el desnivel es muy progresivo menos en el tramo final de la ascensión. En esta época del año encontramos pocas placas de nieve pero hay que vigilar ya que las que quedan suelen estar en zonas con bastante pendiente. Casi todo el recorrido lo hicimos sobre caminos y senderos en buen estado.

Resumen itinerario:

Empezamos el recorrido saliendo del pueblo de Bagergue, situado a 1.419 metros hacia la explanada de era Lana, donde cogimos el desvío a la derecha que sube en dirección a las Palas de Liat.

f10A los cinco minutos aparcamos el coche y tras revisar el material y equiparnos adecuadamente, Dako, Bea y yo nos pusimos en marcha por el camino que discurre en todo momento paralelamente al Arriu Unhòla, un río peculiar, único y pintoresco, ya que ofrece matices rojizos a causa de las partículas de óxido de hierro que durante muchos años y aún hoy se deposita en su mantel de rocas a causa de las explotaciones mineras de la zona.

La subida hasta el desvío que nos llevaría hasta el lago de Montoliu nos sirvió para calentar adecuadamente ya que el desnivel es muy progresivo pero constante, y nos permitió disfrutar del espectáculo natural que ofrece este valle tan peculiar y distinto al resto. Sus llanuras, cascadas, vegetación y formaciones geológicas no pasan desapercibidas para el caminante, y su belleza nos dejó anonadados.

f3Tras aproximadamente una hora y media de camino llegamos a la enorme explanada de Plan deth Tor, situada a 1.966 metros y desde donde enseguida cogimos el desvío a la derecha, camino por el que ya no se puede circular debido a los constantes desprendimientos que a ratos parecen borrar su huella. Poco a poco vamos ganando altura hasta que llegamos a unos verdosos prados a los pies del Lac de Montoliu, situado a 2.389 metros. Allí aprovechamos para hacer un breve descanso, hidratarnos bien y recuperar fuerzas para afrontar el inminente desnivel hacia el Tuc de Maubèrme.

f5Tras rodear el lago por la izquierda y siguiendo el sendero y los hitos que nos enseñan la dirección a seguir en todo momento, empezamos a ganar altura poco a poco, sin prisa pero sin pausa, ya que sabíamos que la jornada iba a ser larga, por lo que no podíamos perder tiempo pero había que dosificar bien el esfuerzo. Tras cruzar un par de placas de nieve que aún parecen ofrecer resistencia al cambio de estación y a la subida de temperaturas, llegamos a una zona rocosa a los pies del macizo donde decidimos ponernos el casco y extremar precauciones ya que el terreno se complica y cambia radicalmente su aspecto y características. A partir de ese momento decidimos ajustar el arnés a Dako y llevarlo atado ya que era una zona propicia a resbalones y sustos y quisimos evitar cualquier imprevisto.

f12Fue una dura subida de más o menos una hora de duración, donde hay que fijarse muy bien en no perder el rastro del camino ya que debido a la pendiente éste queda oculto debajo de las piedras que se desprenden y los hitos se confunden con el terreno. Encontramos alguna placa más de nieve que tampoco ayudaba a encontrar el sendero, pero con paciencia y esfuerzo poco a poco nos fuimos sobreponiendo y superando las dificultades hasta alcanzar los 2.882 metros de la cima, adornada con numerosos hitos gigantescos con los que los amantes de la montaña parecen haber querido homenajear a este coloso del pirineo aragonés. Las vistas desde la cima en todas direcciones son realmente espectaculares, ofreciendo un panorama y vistas privilegiadas sobre los valles y montañas más representativas del Valle de Arán.

Pero nuestra aventura no terminaba aquí, ya que después de deshacer el tramo final de ascenso quisimos cambiar el casco de alpinismo por el de minero, el piolet por el pico y la pala para explorar la zona de las Minas d’Urets, explotadas por el ser humano a principios del siglo XX. Hacía tiempo que había contado a Bea mis innumerables incursiones a este Valle y a las minas de todo el Valle de Arán en general, aspecto por el que ambos parecemos compartir grandes inquietudes aventureras y de exploradores.f17

De camino pasamos por Pòrt d’Urets, collado situado a 2.533 metros, donde ya pudimos encontrar los primeros restos y vestigios de las casas donde vivían los mineros en sus largas y duras estancias en las minas para sustraer hierro y otros minerales preciados. En este punto también encontramos un pequeño y curioso refugio muy bien adecuado y preparado para albergar a quien decida quedarse a reponer fuerzas o escapar a las inclemencias del tiempo.

f9Seguimos el camino GR211 hacia las minas a través de unas perforaciones en las rocas atravesadas por las ya oxidadas vías de vagonetas hasta llegar al “cuartel general” de las minas, donde disfrutamos recogiendo minerales, observando los restos de las antiguas casas, las vagonetas, restos de palas y de todo tipo de instrumentos que se utilizaron casi 100 años atrás. Dako también parecía disfrutar de aquel momento olisqueando y observando sin tregua cada rincón de aquel magnífico emplazamiento minero.

Después de revisar palmo a palmo aquél sitio emprendimos el descenso hacia el lago de Montoliu, donde hicimos una buena y merecida parada para descansar y tomar nuestro esperado y ya tradicional aperitivo.

Emprendimos el camino de regreso por el mismo camino de subida bajo un sol de justicia y justos en cuanto a reservas de agua, pero después de un largo y paciente descenso y tras 9 horas de caminata llegamos al coche para regresar a casa.

Recomendación con perro:

f11En general es una excursión fácil con algún tramo de dificultad antes de acometer los últimos 100 metros hasta la cima, donde necesitamos poner el arnés y atar a Dako por su seguridad, ya que siempre hay que extremar precauciones cuando vas a la montaña acompañado de tu mejor amigo de cuatro patas. En esta ocasión el terreno era muy resbaladizo debido a la erosión de numerosos bloques de piedra durante todo el último tramo.

Aunque nosotros no las utilizamos, recomendamos llevar botas para equipar y facilitar el ascenso de nuestras mascotas que no estén acostumbradas a este tipo de terreno. Nosotros decidimos no ponérselas ya que Dako tiene experiencia en terrenos abruptos y vimos que iba cómodo, pero siempre hay que estar muy pendiente e ir bien equipado para evitar cualquier contratiempo.

Es muy importante llevar agua en cantidad para nuestro mejor amigo ya que se trata de un recorrido largo, a comienzos de verano y con bastante calor.

f7Si nuestro mejor amigo no está acostumbrado a recorrer largas distancias recomendamos acortar el recorrido, hacer numerosas paradas e hidratarlo bien para evitar que llegue agotado y deshidratado.

Hacemos especial énfasis en intentar evitar que nuestros peludos beban agua de los numerosos riachuelos que nos vamos encontrando durante todo el recorrido ya que son aguas con un alto contenido en minerales no aptos para su consumo debido a la cercanía de las explotaciones mineras, que ocasionan que los ríos contengan sustancias que pueden provocar alguna que otra diarrea a nuestros queridos amigos.

f16Dako bebió agua de los ríos en varias ocasiones y tuvo diarreas y vómitos, por lo que hemos aprendido bien la lección y os animamos a ser muy precavidos y concienciaros de que en la montaña hay que prever y tener en cuenta todos los detalles para poder anticiparnos a cualquier imprevisto o problema, sobre todo con nuestro mejor amigo.

 

Opinión personal:

f18Es una excursión larga y fácil en general pero que vale mucho la pena por la variedad de sus paisajes, los magníficos sitios por los que vamos pasando y las vistas privilegiadas que tuvimos la suerte de disfrutar desde la cima.

En este tipo de excursiones largas es importante estar en buena forma física, llevar buen material y saber dosificar muy bien el esfuerzo.

Hay que vigilar en algún punto antes de llegar a la cima debido al tipo de terreno resbaladizo y de piedra suelta pero en general no presenta ninguna dificultad que haya que destacar.

Sergio Riba

Dakota’s Summits

Síguenos en Facebook: facebook.com/dakotassummits

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *